Antes del Emprendimiento está el Desprendimiento

Antes del Emprendimiento está el Desprendimiento

Durante los últimos 5 años el auge de las llamadas Start Ups o emprendimientos ha crecido exponencialmente respecto a los 5 años inmediatamente anteriores. Hoy en día es menos difícil echar a rodar una idea y sacarle frutos, incluso, en algunos casos cosechar millones de dólares en la décima parte del tiempo que les tomó a muchas empresas en el siglo XX. Esto es espectacular y se lo debemos a la democratización del Internet, a la evolución en la educación y a las ganas de muchas personas de ser independientes y atrevidos al dar el salto, muchas veces al vacío, para hacer sus sueños realidad.

Sin embargo, para muchas otras personas éste salto ha sido hacia un abismo que ha convertido sus sueños en pesadillas pues se han dado cuenta que ser empresario no es nada fácil. Se requiere de altas dosis de paciencia, de una apretada flexibilidad financiera, de una tolerancia alta al fracaso, de alta creatividad diferenciadora, de un gran desprendimiento y lo mas importante, una persistencia sin igual.

Pero, ¿por qué se les convierte en pesadilla y botan la toalla antes de tiempo?. Desde mi punto de vista y experiencia, la cual he alimentado lanzándome al vacío mas de una vez y volviéndome a levantar para seguir adelante, he encontrado una razón que pocos tienen en cuenta y se llama DESPRENDIMIENTO.

Cuando pensamos en montar un negocio propio siempre creemos que mas temprano que tarde podemos empezar a generar ingresos que nos permita seguir llevando el estilo de vida al que estamos acostumbrados, sin embargo la realidad es otra y es necesario hacer ciertos cambios obligatorios que surgen del desprendimiento de hábitos incompatibles con el ser emprendedor. A continuación describo algunos “Desprendimientos” que son claves para emprender:

SUELDO. Olvídese de la palabra quincena, sueldo, salario, bonificación, décimo o prima. Los ingresos se demoran en llegar y pueden aterrizar en cualquier momento. Cambie sus hábitos de consumo a la disponibilidad real de recursos sin importar el día y organice los periodos de pago de sus obligaciones. Saque de su cabeza frases como “el gustico de la quincena”, “la salida del viernes” “cuando me llegue el décimo me compro xyz”. Porque ahora usted es el responsable de generar su propios recursos pero no necesariamente tiene el control de cuando los va a recibir.
HORARIO: Olvídese del 8 a 5 con una hora de almuerzo. Es cierto que ahora usted maneja su tiempo, pero así como pueden haber días en que usted puede permitirse dejar de trabajar a las 4 pm también hay días en los fines de semana que parecen ser días comúnmente laborales. No hay horarios, solo resultados por generar y usted verá cómo los logra. No se esclavice pero tampoco se relaje.
OFICINA: Olvídese de aquella creencia de que si no está en la oficina entonces no esta produciendo. Salga, cambie de ambiente, trabaje en un café o por que no, llévese el laptop a la piscina, lo importante es que se siga moviendo y ahora usted también es dueño de su espacio. Rompa los esquemas que le han “tatuado”.
SUBALTERNOS. A menos que usted emprenda con un capital que le permita tener empleados desde un principio, ahora usted es multitasking. Ya no hay quién se encargue de ejecutar, de cobrar, de pagar, de crear, de desarrollar, estas son tareas que ahora le toca hacer a usted y que si no se hacen pues no avanza y no hay a quién echarle la culpa.
RELACIONES. Olvídese si cree que porque era una persona importante en una empresa y le abrían las puertas en todas partes puede seguir contando con la misma suerte. En los negocios el tiempo es oro y si usted no ofrece algo valioso para los que antes le abrían las puertas simplemente reunirse otra vez con ellos va a ser muy difícil. No es nada personal, simplemente son negocios.
JEFES. Si usted era de los que argumentaba con cifras, datos y hechos sus propuestas, lo felicito, esto le va a servir muchísimo, pero ahora no va a contar con la aprobación o negativa de un jefe, ahora solo están sus argumentos y su criterio. Confíe en usted mismo, le toca. La confianza es vital para vender.
APLAUSOS. Si gozaba con el reconocimiento en público cuando era empleado y se le inflaba el pecho cuando le aplaudían sus propuestas es momento de olvidarse de eso porque ahora usted debe hacer que sea su cliente el que se lleve los aplausos, ahora usted factura y gana dinero por hacer un buen trabajo. Disfrute el bajo perfil, le permite crecer sin tener los ojos de la competencia encima.

En conclusión, sálgase de la caja, despréndase de los hábitos de empleado porque seguramente fue su incomodidad con ellos mismos lo que también lo impulsaron a botarse al vacío y volar solo para volver realidad sus sueños y no los sueños de los demás.

Alejandro Santa.

leave a comment

BA CK